…y ahora, dónde pongo el STOP LOSS?

4 09 2011

Volvemos a la carga después de unos días de descanso que hemos aprovechado para desconectar y, formarnos un poco más. Es una época ideal para ello.

Para iniciar la temporada, un post que llevaba tiempo en mi cabeza. Creo que en multitud de ocasiones a todos  nos ha pasado que planteamos una operación y siendo rigurosos con la gestión del trading, ponemos una orden de Stop Loss para limitar las pérdidas en caso necesario. La orden va en nuestra contra desde el principio, y acaba tocando el Stop-Loss cerrando la posición. La contrariedad viene cuando delante de nuestros ojos, casi inmediatamente después de saltar el Stop Loss la cotización se da la vuelta y acaba yendo en la dirección que nosotros pensábamos. Es entonces cuando nos estiramos de los pelos y vemos o queremos ver todos los demonios posibles.

Yo creo en sacar siempre la parte positiva de las cosas, y en estos casos lo primero que hay que pensar es que nuestro planteamiento era el correcto: el par ha reaccionado como esprábamos pero con una salvedad: el Stop-Loss. Es una operación errónea? Existe un mal plateamiento? nos hemos precipitado? Y lo más importante: que podemos hacer para evitar esto?

Son preguntas que como buenos traders nos asaltarán después de que nos suceda algo así. Yo he reflexionado mucho sobre esto pues es una situación que se repite y creo que pueden sacarse conclusiones muy positivas:

– Tal y como hemos dicho antes, debemos felicitarnos pues el par ha evolucionado en la dirección esperada, confirmando nuestra hipótesis. Nuestra lectura de la tendencia mayoritaria del mercado ha sido positiva.

– No hemos tenido éxito en la operación porque el Stop-Loss ha saltado de forma precipitada. Ese es el incoveniente que debemos solucionar.

Ante esto, debemos reflexionar las razones que nos han impulsado a colocar el Stop-Loss donde ha ido finalmente. Con este tipo de operaciones queda demostrado que no sólo debemos interpretar bien la tendencia del mercado, sino que el trading se compone de otras cosas, no menos importantes dado que todo puede conducirnos al fracaso o al éxito. Cada uno utiliza diferentes sistemas o métodos para colocar ese Stop-Loss, fruto de su conocimiento y evolución como trader. Bajo mi punto de vista, existen diferentes maneras de hacer este cálculo, pero solo hay una que a mi me parece la más lógica:

Normalmente al planificar una operación decidimos el punto de entrada de la misma en base a un concienzudo análisis del gráfico de cotización (Analisis Técnico). Identificamos: lineas de tendencia, soportes, resistencias, niveles de retroceso o avance, niveles de cierre o abertura… Entonces, si éste método es el correcto para identificar el precio óptimo de entrada de la operación, porqué utilizar otro distinto para poner el Stop-Loss? Creo que debería ser el mismo gráfico el que te dé el nivel de Stop Loss, en base a buscar el swing anterior y colocando el Stop-Loss por detrás de éste como barrera defensiva.

Mucha gente utiliza otras formas de calcular ese Stop. Distancias fijas de pips al precio de entrada te dan en principio un nivel máximo de pérdidas en función del apalancamiento utilizado en la operación. Así el capital arriesgado es constante. Pero eso puede hacerse de otra manera: El Stop-Loss ha de ser EXCLUSIVAMENTE un nivel técnico, dado por la evolución de la cotización del instrumento financiero. Y definiremos el apalancamiento de forma proporcional a esa distancia al precio de abertura de la posición para mantener siempre el mismo nivel de riesgo.

De esta forma cumplimos dos objetivos:

– Definir un nivel de Stop-Loss lógico y ajustado a la evolución de la operación. Es decir garantizar que el Stop-Loss se ejecute cuando la figura o tendencia que nos ha inducido a entrar en el mercado no se confirme o se demuestre falsa. Esa tiene que ser la finalidad del Stop-Loss.

– Mantener ajustado nuestro nivel de riesgo independientemente de la distancia del Stop-Loss al precio de abertura de posición. Y eso lo conseguimos con el apalancamiento. Éste debe ser el último que calculemos y será inversamente proporcional al diferencial entre el Stop-Loss y precio de abertura y al riesgo monetario que queramos asumir con la operación.

Una vez tenemos claro debemos librar la batalla más difícil de todas: la batalla de las emociones. Y es que al ver que la distancia al precio de abertura se agranda, vemos también como aumenta nuestro riesgo. Y eso quizás provoque que según nuestras reglas de gestión monetaria la exposición de la operación sea excesivamente grande. A veces el ansia de operar nos puede más y “acercamos” el Stop-Loss para evitarlo. Con posterioridad, ese Stop-Loss nos provocará la pérdida de la operación al estar en un nivel inapropiado técnicamente. Nuestro objetivo así no se verá realizado, y es una táctica que debemos descartar.

Recordad: Gestión del Trading


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: