Que son…y no son los CDS?

19 09 2011

Los mercados financieros viven tiempos convulsos con una alta volatilidad e incertidumbre. Existen multitud de teorías sobre el origen y el desarrollo de esta crisis, y como en muchas otras ocasiones mucha gente se dedica a preguntarse quienes son los causantes. Este hilo daría origen a un artículo muy largo, pero no es esa mi intención. Mi intención es hablar sobre un producto que ha surgido a la sombra de esta crisis, y está en los orígenes de la misma: Los CDS (Credit Default Swap).

La definición más simple del CDS es que es un seguro de impago. Básicamente cubre el riesgo de que una entidad o institución no sea capaz de cumplir sus obligaciones financieras con sus acreedores. Pero no es exactamente un seguro. Si nos ajustamos a la definición de seguro convencionalmente aceptada se trata de un contrato entre dos partes en que la parte que contrata paga una prima a una entidad aseguradora, a cambio de que ésta en caso de que suceda un siniestro concreto, indemnize al asegurado en una cuantía económica capaz de cubrirle las pérdidas sufridas por el percance.

Es decir por una parte, tenemos al asegurado que contrata una póliza con unas determinadas coberturas o garantías que le protegen de determinados riesgos durante el período de vida de la póliza, a cambio del pago de una prima. En caso de producirse un siniestro, la entidad aseguradora paga al asegurado el valor de las garantías contratadas para cubrir las pérdidas ocasionadas por el siniestro.

Este concepto se decide aplicarlo a los mercados financieros diseñando un instrumento cuyo objetivo es cubrir a una entidad prestataria de los posibles impagos del receptor del crédito. Hasta aquí nacen la teoría, así nacen los CDS. Pero si nos remitimos a la definición anterior de seguro encontraremos una diferencia sustancial: En el seguro el contratante contrata unas garantías que le cubren a el o a algo que tiene en posesión de un riesgo concreto. Es decir, actúa como herramienta de cobertura, para paliar o disminuir pérdidas causadas por imprevistos o imponderables.

Los CDS en cambio, en el inicio de esta crisis, SE VENDIERON INDISCRIMINADAMENTE, es decir no sólo tenían CDS los tenedores de la deuda subyacente que cubrían esos CDS, sino multitud de entidades sin esa deuda adquirían esos CDS, de manera que la situación acabó derivando en un mercado en que existían multitud de intereses en que ciertas deudas y compromisos no pudieran pagarse. Si esto sucedía, los tenedores de estos CDS cobrarían de forma automática.

Año 2007. Explota la crisis de las hipotecas subprime, concedidas a gente con pocos recursos y alto riesgo financiero. Pero en una coyuntura como la de ese momento en que los precios de los inmuebles subían de forma imparable, en el caso de efectuarse un impago la entidad prestataria sólo tenía que vender ese inmueble de nuevo y con la revalorización producida cubría deudas e incluso sacaba jugosas plusvalías. Esto termina abruptamente y un banco como Lehman Brothers se encuentra atrapado con multitud de estas hipotecas. Un año después ahogada por las pérdidas de la eclosión de la crisis, Lehman acaba derrumbándose y se produce la quiebra más grande de toda la historia. El 15 de Septiembre del 2008, Lehman se declara en quiebra con un pasivo de más de 613.000 millones de USD. Había empezado la caída de las piezas de dominó…

En ese momento, la siguiente pieza en caer sería AIG. Y sin ir más lejos el problema de AIG fueron los CDS. AIG había emitido multitud de CDS por los que hasta ese momento había ingresado unas importantes cantidades en concepto de primas sobre unos riesgos de impago de ciertas entidades. En ese momento no importó que los compradores de esos CDS tuvieran un fin de cobertura de otros activos con estos productos (que está claro que no), o que su fin fuera meramente especulativo. Dinero es dinero,y no importa de donde venga.

Pero al quebrar Lehman Brothers y todo lo que supuso, AIG tuvo que hacer frente a unos pagos descomunales generados por esos CDS, que no pudo asumir. El dia 16 de Septiembre, la Reserva Federal interviene AIG y efectúa una inyección de capital de unos 85.000 millones de USD para evitar su quiebra y el descalabro que esto produciría en los mercados y en la llamada economía real. AIG era “demasiado grande” para caer. Esto coronaba una difícil semana que había traído la caída de uno de los mayores bancos de inversión, Lehman, dos de las entidades hipotecarias más importantes de los EE.UU. Freddie Mac y Fannie Mae, y ahora AIG. La crisis estaba servida, el pánico se apropió de los mercados y el índice VIX fué testigo de ello. Sólo tenemos que ver su comportamiento en Septiembre del 2008. El VIX es un indicador muy útil del pulso que tiene el mercado en cada momento

Podemos culpar a los CDS de lo que ha sucedido? yo creo que no, de la misma forma que la situación actual no puede acharse “a los mercados”, como se hace ahora. Otra cosa es el uso que de estos herramientas e instrumentos hacen algunos, y que pervirtiendo en muchas ocasiones los propósitos iniciales, acaban produciendo estos desastres. Pero la culpa no es de todo el entorno en si, sino de ciertas prácticas o actitudes.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: