Fondos y productos garantizados: La próxima burbuja?

28 05 2012

Desde que explotó la crisis financiera allá por el 2008, este tipo de productos han sido prácticamente los únicos capaces de captar capital, y es que en estos tiempos la gente busca seguridad para sus ahorros y patrimonios y estos productos la ofrecen… Realmente es así? Tenemos la absoluta garantía de ello? y… a qué precio?

Estas son preguntas que quedan en el aire, pero que tienen una respuesta:

– Realmente son productos garantizados al 100%? Si. Bueno, en circunstancias normales… si.

– A qué precio? El precio que pagamos por estas garantías es ciertamente elevado.

PRODUCTOS GARANTIZADOS.

Vamos primero ha definir de qué producto estamos tratando. Como en otras ocasiones siempre insistimos en que debemos conocer perfectamente los productos en los que estamos invirtiendo así evitaremos sorpresas desagradables. Realmente lo que vemos como producto garantizado no está formado por un solo producto financiero sino por una combinación de varios productos.

Normalmente lo que desde el punto de vista externo y profano se ve como algo altamente complejo es realmente un producto extremadamente simple para los profesionales y lo más importante: en muchas ocasiones necesita únicamente de una gestión pasiva. Paradójicamente estos productos tienen unas altas comisiones de todo tipo, lo que hace muchas veces que un importante porcentaje de los rendimientos generados queden en las cajas de la entidad financiera que nos vende el producto.

ESTRUCTURA DE UN PRODUCTO GARANTIZADO.

Pero realmente, qué existe detrás de un producto de este tipo? Pues tal y como hemos dicho en la mayoría de ocasiones la estructura se repite. La forma más simple está formado por dos activos distintos:

– Activo totalmente seguro, de Renta Fija. Con un tipo de interés reducido, pero seguro, nos dará una rentabilidad al final del período de la garantía.

– Activo altamente especulativo. Destinado a generar una pequeña rentabilidad, son activos muy apalancados en los que se invierte el rendimiento del activo de Renta Fija de manera que si la operación es positiva obtendremos al final una fuerte rentabilidad respecto a la inversión realizada en esta pata del activo, pero reducida si lo comparamos con la inversión total del producto. En caso de que esta operación produzca pérdidas podríamos llegar a perder el porcentaje de interés generado con la Renta Fija, pero nunca el capital inicial.

OPERATIVA.

La operativa de estos productos para las entidades financieras que los comercializan acostumbra a ser  bastante simple y se limita a comprar los productos de Renta Fija al inicio del período, así como controlar la evolución del producto apalancado, normalmente hasta su vencimiento.

Estos productos aparecen con fuerza en los últimos tiempos como una potente alternativa para captar capital por parte de las entidades financieras en tiempos en que la volatilidad e incertidumbre de los mercados provocan mucha desconfianza en los inversores y los hacen reticentes a las inversiones con riesgo. Pero no nos llevemos a engaño…no es oro todo lo que reluce. Si examinamos las estadísticas del mercado, este tipo de productos es el más contratado en los últimos tiempos y hemos vivido un auténtico aluvión de anuncios y ofrecimientos de estas características. Desde el año 2008 esto está siendo una constante y va en aumento.

Básicamente lo que debemos entender y tener claro es que en mercados financieros el riesgo cero NO EXISTE. Una transacción financiera por definición tiene dos partes, y a la parte contraria, contrapartida, es la que nos compra o nos vende el activo. Por tanto debemos tener en cuenta la solvencia de esa entidad que actúa como parte contraria en la transacción. En caso de producirse algún problema financiero con ella podríamos tener problemas para recuperar la inversión. Es lo que llamamos riesgo de contrapartida. Como podemos ver éste es un riesgo inherente a cualquier transacción financiera y el cúal  no podemos reducir sin adquirir otros.

EVOLUCIÓN DE LOS PRODUCTOS GARANTIZADOS.

Debido a la progresiva degradación de la solvencia de los mercados y de algunos actores importantes de un tiempo a esta parte se está produciendo una situación que está afectando directamente a estos productos. Ya hemos hablado en el párrafo anterior del riesgo de contrapartida, y por su existencia tenemos una legislación que regula a las entidades que actúan de garantes en este tipo de operaciones para dar fe de su solvencia y capacidad de atender a sus posibles operaciones financieras. Las entidades reguladoras (CNMV) velan para el buen funcionamiento de los mercados, y en este caso exigen unas ciertas condiciones a las entidades que quieran actuar como garantes de productos financieros. La manera de evaluar estas entidades es mediante sus ratings. 

De todos es sabido la degradación que han ido sufriendo los ratings de las entidades financieras españolas debido al desarrollo de la crisis, cosa que ha provocado que muchas de estas entidades legalmente no puedan asumir esta condición de garantes. En su gran mayoría la entidad que proporciona la garantía al producto está relacionada de alguna u otra forma con la entidad que lo emite siendo normalmente el banco “matriz” de la gestora del producto. En esta situación actual existen muchas entidades financieras españolas que no son capaces de dar esta garantía por las exigencias de solvencia que esto conlleva.

Ante esta situación si una de estas entidades quiere comercializar uno de estos productos sólo tiene una alternativa, que es la de encontrar un garante externo, o una entidad con solvencia suficiente para poder legalmente ejercer de garante de ese producto. Naturalmente esto es algo que tiene un coste adicional nada despreciable. Existen dos posibilidades a la hora de implementar una garantía externa:

– Contratación por parte de la entidad emisora de una entidad garante con las calificaciones suficientes para asumir ese rol. Esta medida es totalmente transparente al partícipe, aunque puede tener un coste importante para la entidad emisora dado que se está derivando el riesgo de la inversión al garante.

– Ofrecer al partícipe la garantía externa de forma individualizada, algo para lo que no se exige calificación crediticia mínima. 

La principal diferencia entre estas dos opciones radica en la ejecución de esta garantía dado el caso. En la primera opción la garantía es ejecutada de forma interna en la gestora de forma que el partícipe recibe un valor liquidativo ajustado al alza por la misma que no refleja el valor real del mercado, dando la cobertura estipulada. La segunda opción refleja exactamente el precio de mercado del producto añadiéndose un abono en cuenta con un importe correspondiente a la parte cubierta por la garantía.

Lejos de ser algo residual, éste último método tiene consecuencias tributarias para el partícipe, dado que es un ingreso que va a tener que declarar como propio. Por tanto, asistimos a una derivación directa y clara de unos costes asociados a la gestión al partícipe. Este partícipe cada año deberá que tributar por esta garantía y no hacerlo en el momento de la venta como sucede en la garantía proporcionada con la gestora.

Éste es uno de los principales aspectos a tener en cuenta en estas situaciones y que las entidades deberían informar debidamente de ello a los partícipes. De esto y de otro hecho trascendental: en caso de proceder a la contratación de la garantía externa, en una u otra modalidad, se está derivando el riesgo y la responsabilidad asumible como garante a una entidad externa que asume el riesgo de contrapartida, por lo que conocer qué entidad está realizando esa tarea y su solvencia se convierte en algo vital para garantizar la viabilidad de nuestra inversión.

Se va a producir una correcta praxis en esta ocasión, o estaremos de nuevo ante un nuevo caso parecido a las Participaciones Preferentes? Las entidades bancarias informarán debidamente a sus clientes de las implicaciones de este cambio de escenario dado el caso? Sólo el tiempo lo dirá… pero en caso de contratar estos productos debemos exigir siempre que nos expliquen con detalle:

– Qué tipo de garantía tiene el producto que estamos contratando.

– Qué entidad es la que ofrece esta garantía, qué solvencia tiene, bajo qué condiciones? Ofrece la garantía a la entidad emisora o directamente al partícipe?

– Qué comisiones tiene el producto que estamos adquiriendo. Incidir especialmente en comisiones de cancelación anticipada, ventanas de liquidez….

Sólo desde un profundo conocimiento de lo que vamos a contratar podremos minimizar nuestros riesgos de inversión.

FUTURO INMEDIATO.

Es evidente que en el contexto actual veremos cual es la evolución próxima de estos productos. Si la situación económica sigue degradándose veremos un aumento de ejecución de estas garantías, cosa que temen precisamente las entidades bancarias emisoras de estos productos y que son garantes de los mismos en la inmensa mayoría de ocasiones. La salida esta posible pérdida es la de externalizar estas garantías (en palabras más llanas: sacarse las pulgas de encima…).  Esto  no es una solución sino que reduce sus pérdidas ya que este proceso tiene unos costes asociados, por lo que por otra parte el lobby bancario está haciendo su trabajo haciendo que la CNMV esté considerando rebajar la normativa para permitir seguir garantizando las inversiones igual que hasta ahora, sin tener en cuenta la solvencia de las entidades. Está claro aquí quién puede ser el perjudicado no? El inversor de nuevo…

Entiendo que la comisión a la que está sometidos estos productos es precisamente en parte por la existencia de esta garantía… si la garantía reduce su fortaleza… porqué pagar la misma comisión?

¿Alguien dijo alguna vez que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra? pues creo que se quedó corto…


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: